dinosaurios

info. de dinosaurios

quilmesaurus

April 13, 2009

Descripción El quilmesaurio era un depredador de tamaño grande de alrededor de 6 m. Se ha recuperado una tibia derecha completa y la porción distal del fémur. El fémur posee una fuerte cresta distal, y la tibia posee evidencia de la no fusión de los huesos tarsales proximales con asimetría de los maléolos distales de la tibia con el lateral de mayor tamaño que el medial. Esta articulación hizo pensar a Coria que pertenece a un tetanuaro basal, siendo la primera evidencia de un dinosaurio no-aviano en Sudamérica. etimología Su nombre proviene de los indios Quilmes del norte de Argentina y la especie en honor al Dr. Phillip J. Currie un paleontólogo canadiense.

saurophaganax

April 12, 2009

Descripción El saurofaganax fue un masivo carnosaurio que midió entre , y  Se caracteriza por una lámina horizontal en la base de la espina neural dorsal através de los procesos transversos, y típicos cheurones como hachas de mano. El Saurophaganax es también considerado como una especie de Allosaurus. Mucho del material previamente referido a Saurophagus es actualmente atribuido al Saurophaganax maximus

beipiaosaurus

April 11, 2009

 es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo tericinosauriano, que vivió a principio del período Cretácico, hace aproximadamente 130 a 125 millones de años entre el Barremiano y el Aptiano, en lo que hoy es Asia. El Beipiaosaurus es el dinosaurio con evidencia de plumas más grande conocidos. Beipiaosaurus medía alrededor de 2,2 metros de largo y 0,9 de altura, por lo que se trata del dinosaurio emplumado más grande conocido. Su peso ha sido estimado en unos 85 kg. Beipiaosaurus tenía un pico desdentado con dientes en la mejilla. Los tericinosáuridos más avanzados tienen cuatro dedos del pie funcionales, pero los pies de Beipiaosaurus se han reducido los dedos internos del pie, demostrando que la condición derivada del tericinosáuridos pudo haberse desarrollado de un antepasado de tres dedos. La cabeza era grande comparada a la de otros tericinosaurianos, y tenía algunas características similares a los oviraptorosaurianos relacionados. Las impresiones de la piel indican que su cuerpo fue cubierto por las fibras similares plumas suaves, que son parecidas a las de Sinosauropteryx, pero más largas, y orientadas perpendicular al brazo. Xu et al. sugieren que las plumas de Beipiaosaurus representen una etapa intermedia entre Sinosauropteryx y pájaros más avanzados. Pues como solamente dinosaurios terópodos se conocen hasta ahora como emplumados, este descubrimiento es evidencia adicional que los tericinosaurianos eran de hecho terópodos. Al final de la larga cola el Beipiaosaurus tenia las ultimas vértebras fusionadas como en los oviraptorosaurianos y aves.  

Historia

El descubrimiento de Beipiaosaurus , que traduce como el "lagarto de Beipiao", por la ciudad en la provincia china de Liaoning cerca de la localización de su descubrimiento, fue anunciado en el 27 de mayo de 1999, en la revista Nature. Se conoce de una sola especie, B. inexpectus, nombrada por " las características asombrosamente en este animal". Un número significativo de huesos fosilizados para esta especie fue recuperado, incluyendo: fragmentos craneales, una mandíbula, tres vértebras cervicales, cuatro vértebras dorsales, una vértebra caudal, el omóplato y el escapulo-coracoides, un brazo completo, y una pelvis completa con la pata. lo más asombroso fue que en sus restos fósiles se preservaron las protoplumas que cubrían su cuerpo.  

Clasificación

La clasificación exacta de tericinosáuridos en el pasado ha sido fuente de una fuerte discutida, desde colocarlos junto con los prosaurópodos, sus dientes y la estructura de su cuerpo indica que eran generalmente herbívoros, a diferencia de los terópodos típicos. Beipiaosaurus, siendo considerado para ser un Therizinosaurio primitivo, tiene características que sugieran que todos los tericinosáuridos, incluyendo los derivado Therizinosaurido, deben incluirse dentro de los Teropodo Coelurosaurio y no Sauropodomorfo o parientes de Ornithischia según lo postulado alguna vez.

caudipteryx

es un género de dinosaurios terópodos caudiptéridos, que vivieron a principios del período Cretácico, hace aproximadamente 125 millones de años, en el Barremiano, en lo que hoy es Asia. Ambos presentan plumas y son muy parecidos a aves en su apariencia general. Dos especies han sido descritas, C. zoui (especie tipo), en 1998, y C. dongi, in 2000. Los fósiles deCaudipteryx fueron descubiertos por primera vez en la Formación Yixian del area de Sihetun en la provincia de Liaoning noreste de China en 1997.
Comparación de tamaños entre Caudipteryx y un humano.
Caudipteryx, como otros manirraptores , presenta una interesante mezcla de características de ave y de reptil. En general, las 2 especies de Caudipterix. Las características del cráneo, brazos y caderas nos indican que fue un terópodo avanzado; sin embargo poseía un recubrimiento completo de plumas, incluidos brazos similares a alas y una elaborada cola de abanico. Las características anatómicas de este dinosaurio eran muy notables. Este celurosaurio poseía un pico fuerte, cola y brazos emplumados, cráneo pequeño, esqueleto ligero y largos dedos con garras filudas. Caudipteryx posee un cráneo, cúbico with con un pico en el extremo del hocico que conservaba unos pocos diente en el extremo de la mandídula superior. Tenía un tronco compacto, piernas largas y era probablemente un corredor rápido. En las manos tenía plumas simétricas, estas tenían barbas y raquis, y que midieron entre 15-20 centímetros. Estas plumas primarias, se colocaban en forma de una vela a lo largo del dedo dos, como en aves y otros manirraptores. No hay fósiles de plumas secundarias en Caudipteryx que se unían al brazo como en dromeosáuridos, Archaeopteryx y aves modernas. Estas no se presentaban o no se preservaron. Una vela de plumas adicionales se presento en el extremo de la cola corta. Lo corto y la simetría de las plumas, junto con lo corto de los brazos con respecto al tamaño de cuerpo, indican que Caudipteryx no podía volar . Caudipteryx es considerado como un omnívoro. En al menos dos especimenes de Caudipteryx (NGMC 97 4 A y NGMC 97 9 A), se han preservados gastrolitos. En algunos dinosaurios herbívoros, en el avialano Sapeornis, y en las modernas aves, estas piedras se han descubierto en la posición del buche. Caudipteryx tenia una corta y terminada en abanico , cola con pocas vértebras, como en pájaros y otro oviraptorosauriano S. Tenia una pelvis y un hombro primitivo, y detalles primitivos en el cráneo, en el cuadrado-yugal, escamoso, el cuadrado, yugales, y ventana de la mandíbula (mejilla, quijada, y articulación mandibular. Tiene un esqueleto de la mano con un tercer dedo reducido, como el de los pájaros primitivos y del oviraptórido Ingenia. Caudipteryx tenia un proceso uncinato en las costillas, diente como pájaro, un primer dedo del pie que puede o no puede ser invertido parcialmente y proporciones totales del cuerpo que son comparables a las de aves corredoras modernas . Dos fósiles del caudipterix han sido hallados en sedimentos de lo que solía ser un lago en Liaoning, provincia de China. Este espécimen fue nombrado e identificado por Philip Currie, Ji Qiang, Mark Norell y Ji Shuan. Dos especies han sido descritas; C. zoui, en 1998 concideara el holotipo, y C. dongi, en 2000.
 
El descubrimiento de Caudipteryx llevo a unos de los mayores estudios de las relaciones entre las aves y los dinosaurios. Este debate llego a varias conclusiones que se pueden resumir en estos puntos Caudipteryx es un miembro de Oviraptorosauria, o un ave, o ambos, y las aves pueden ser o no dinosaurios
Debido que Caudipteryx posee indiscutibles plumas penaceas, como las aves modernas, y debido que muchos análisis cladisticos lo consideran un dinosaurio no aviano , ovirráptorido, y provee a tiempo de su descripción una de las pruebas más fuertes que las aves descienden de dinosaurios. Lawrence Witmer dijo: “La presencia de indiscutibles plumas en un indiscutible terópodo no aviano tuvo la fuerza de una bomba atómica, eliminando cualquier duda sobre la relaciones entre las aves y los terópodos. Sin embargo, no todos los científicos agregan a l a teoría que Caudipteryx es un indiscutible no aviano, y algunos dudan del consenso entre los paleontólogos como Alan Feduccia, que se opone que las aves son terópodos y Caudipteryx es un ave no voladora no relacionada con os dinosaurios.  Jones et al. (2000) encontraron que Caudipteryx es una ave debido a comparaciones matemáticas en las proporciones del cuerpo entre aves no voladores y terópodos no avianos. Dyke and Norell (2005) criticaron estos análisis y por su parte obtuvieron los resultados opuestos. Otros investigadores como Zhou, que no participan en el debate en el origen de las aves, considera que las relaciones de Caudipteryx son debatibles.

abelisaurus

March 17, 2009

es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo abelisáurido. Solo se conoce por un cráneo y junto con el Carnotaurus, son los primeros miembros conocidos de un grupo de terópodos desconocidos hasta ese momento, Abelisaurido.  

Descripción

Solo se halló un cráneo incompleto de 85 cm[2] de largo provisto de amplias aberturas que aligeran su peso y notables rugosidades nasales.[2] Estaba armado de dientes largos y comprimidos lateralmente. No se ha hallado restos del esqueleto postcranial, por lo que el tamaño es sólo estimado.
Dibujo del Abelisaurus
Los abelisaurios fueron dinosaurios carnívoros con dos pequeñas crestas rugosas sobre su cabeza, pero no del tipo bien definido como la que tienen otros miembros de su familia. Los restos postcraneales de esta especie no han sido encontrados, lo que imposibilita una estimación exacta del tamaño de su cuerpo, aunque probablemente habría alcanzado de 7 a 9 m de longitud. El orificio anterorbital es proporcionalmente más largo que en los tiranosáuridos e incluso que otros dinosaurios Jurásicos o Cretácicos. Posee una ventana anterorbital accesoria pequeña situada en el borde anterior de la fosa anterorbital. La región interorbital mas prominente llegando a contactar con los hueso lacrimal y postorbital construyendo un tipo de proyección en la orbita. El foramen orbital es muy alto que con la formación anteriormente señalada dan una circunferencia apenas abierta ventralmente. El escamoso que proyecta casi hasta atrás con un proceso cuadrado yugal dirigido ventralmente, lo colocan con los ceratosáuridos y no en los tiranosáuridos. El hueso cuadrado notablemente más de largo que en los tiranosáuridos, comparable al del ceratosaurio. La ventana temporal baja muy abierta más que en los tiranosáuridos. Las ventanas temporales superiores más cortas en su eje anteroposterior. La rama horizontal del maxilar gruesa para la inserción de los dientes aplanados lateralmente. La base del cráneo posee procesos alares visibles en el proceso lateral del esferoide y con una contracción lateral del basiesfenoides.[2]  

Historia

Comparación de tamaños entre un humano y un abelisaurio.
Roberto Abel halló este espécimen en la Patagonia, originalmente asignado a la Formación Allen, pero posteriores estudios lo colocan en la Formación Anacleto (parte del Grupo Neuquén) en Río Negro, Argentina.[3] [1] [2] Abel es el antiguo director del Museo Provincial de Cipolletti Carlos Ameghino de la mencionada provincia argentina, donde los restos del animal estuvieron almacenados. Al estudiarlo en 1985 José Bonaparte y Fernando Novas lo bautizaron Abelisaurus en honor a su descubridor.  

Material fósil

El único esqueleto fósil de abelisaurio está incompleto, especialmente el lado derecho. También hace falta el paladar (techo del hocico). Aunque no hay crestas o cuernos en el cráneo o alrededor de los ojos del abelisaurio como en otros abelisaurídos encontrados, tal como el carnotauro, es de suponer que la tuvo, y posiblemente estuviera hecha de queratina y que por ello no se fosilizara.  

Sistemática

Cráneo de Abelisaurus comahuensis.
La comparación con los tiranosáuridos de Cretácico superior de Norteamérica es inevitable, al ser dinosaurios que compartieron el mismo tiempo. Se nota una adaptación general similar entre ambos géneros, pero la región anterobital extendidas y las rugosidades nasales en un análisis comparativo de los cráneos hace que el abelisaurio revele sustanciales diferencias que lo separan de los tiranosáuridos.[2] El espacio interorbital estrecho, resultado del contacto entre los huesos lagrimal y postorbital, distinto al del tiranosaurio y al daspletosaurio. Esta misma característica se presenta en dinosaurios del Jurásico superior, como los ceratosaurios y los alosaurios y probablemente en el acrocantosaurio del Cretácico inferior.[2] Otra notable diferencia con los tiranosáuridos, es la región temporal baja en especial los bordes posteriores de la fenestración, la participación del cuadrado yugal es mucho mayor que en los tiranosáuridos así como los huesos cuadrado y el escamoso. Además en la unión entre el escamoso con el cuadrado yugal se ve una abertura baja que no es notable en los tiranosáuridos. Esto demuestra una morfología distinta en la conformación de la región posterior.[2] Por el contrario hay obvias similitudes con el ceratosaurio, en especial en la región temporal del cráneo. Las región orbital es alta y esta cerrada por la unión entre el hueso lagrimal y el postorbital. El lagrimal posee un borde posterior convexo que demarca la orbita, diferenta al de los tiranosáuridos que es cóncavo. Además posee una prolongación ventral corta que requiere una prolongación larga del yugal para contactarla, cosa que no aparece en tiranosaurio, alosaurio o ceratosaurio.[2] La región anterorbital es notablemente diferente al de los tiranosáuridos, con una gran diferencia entre las magnitudes, con una abertura larga y un espacio entre esta y la nariz externa reducido. La ventana accesoria en oval y con un eje mayor dorsoventral y separada de la abertura anterobital.[2] Esto demuestra marcadas diferencias con las formas contemporáneas de Laurasia, más cercana a formas de la India, Madagascar y Sudamérica, como el carnotauro, indosuco o majungasaurio.[4]
Dibujo del Abelisaurus.
Muchos otros abelisaurídos poseen especímenes muy completos como el aucasaurio, carnotauro y majungatolo. Algunos científicos consideran al abelisaurio como un abelisaurído basal, por fuera de la subfamilia de los carnotaurinos. y otros científicos se alejan de ésta postura. Los abelisáuridos comparten algunas características óseas con una familia no tan relacionada con estos, los carcarodontosáuridos y, desde que el abelisaurio es conocido con sólo una estrucutra ósea, futuros descubrimientos tal vez aseguren que ésta familia estaba en efecto, relacionado con los carcarodontosáuridos. Sin embargo, esto es aún muy improbable.

Report abuse Close
Am I a spambot? yes definately
http://dinosaurio.blog.terra.com.ar
 
 
 
Thank you Close

Tu denuncia ha sido enviada.

La misma será procesada para tomar las medidas correctas. Esperamos que continues participando y haciendo crecer al servicio de Terra Blog.